SEGUN ESTUDIO EL OLER COMIDA TAMBIEN ENGORDA

La universidad de California demostró que nuestro cuerpo procesa la grasa dependiendo de la información que reciba de nuestra nariz. Decide quemarla o guardarla.

Mmmm… ¡huele que alimenta!”. Más de una vez has dicho o escuchado esta popular expresión, utilizada cuando un plato o alimento excita tus fosas nasales. Pues bien, amigo, ahora resulta que es cierto. Al menos eso es lo que aseguran los investigadores de la Universidad de Berkeley (California, EEUU): oler los alimentos antes de comerlos puede hacernos engordar. En el estudio, publicado en ‘Cell Metabolism’, los expertos demuestran que el sentido del olfato del cuerpo está ligado a su decisión de almacenar grasa en lugar de quemarla. El experimento se llevó a cabo en ratones, pero todo parece indicar que en los humanos ocurre lo mismo.

Para llegar a tales conclusiones, los expertos, Andrew Dillin y Celine Riera, estudiaron tres grupos de roedores (ratones normales, ‘super-olfateadores’ y otros sin olfato) y observaron una correlación directa entre su capacidad de oler con la cantidad de peso que ganaron consumiendo un régimen alto en grasa. “Dieta Burger King”, la llama Dillin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *