VECINOS LLAMAN AL 911 POR GRITOS DE MUJER HACIENDO EL AMOR

NUEVA YORK.- Vecinos de la peluquera dominicana Olga Valerio, de 49 años de edad, tuvieron que hacer 311 llamadas al 911 para quejarse por los estridentes gritos de la mujer, cuando estaba teniendo relaciones sexuales con su novio, el centroamericano Byron Pérez, de 26, en un apartamento de un edificio en el vecindario Bay Ridge, en Brooklyn.
Los vecinos dijeron a las autoridades que los gritos lanzados por la dominicana eran tan altos, que ella “no dejaba dormir a nadie” en el vecindario.
El sitio DNA.info, que computó la cantidad de llamadas al sistema de emergencias, dijo que esa fue la mayor cantidad de quejas hecha desde una sola área al 911.

 

La policía acudió al apartamento, habló con la pareja y les aconsejó a la dominicana que bajara el volumen de su griterío a lo que ella accedió, diciendo que ha estado corrigiéndose, que no sabía la conmoción que habían causado sus relaciones sexuales y que le daba vergüenza.

 

El caso, reseñado por casi todos los medios locales, ocurrió en  abril de 2015, en el edificio 7201 de Ridge Boulevard, pero ella dio la cara ahora, en una entrevista que concedió junto a su hija Dahiana, una aspirante a reguetonera, que próximamente lanzará su primer tema.
Pérez, el compañero de la dominicana, trabaja construcción.
Los vecinos, alegando que los gemidos y los gruñidos de la pareja los sacudían a todas horas de la noche, se quejaron media docena de veces en un período de tres meses, informó DNA.info citando datos de la ciudad.
Ni Valerio ni Pérez fueron mencionados en 2015 en ninguna de las informaciones de los medios en ese entonces, incluyendo al NY Post, pero muchos creyeron que la hija de 31 años, formaba parte del dúo ensordecedor.
La señora Valerio (madre) dijo que está avanzando en un acto de amor maternal, para tomarse todo el crédito, o la culpa.
Ella dice que no hay nada malo en mostrar cierta pasión en el dormitorio, aunque  se sorprendió cuando sus  explosiones se convirtieron en  noticia.
“Es natural, es normal”, aseguró la madre de cuatro hijos al NY Post.
“Nunca pensé que esto iba a suceder, pero sucedió, ¡no sabía que lo estábamos haciendo demasiado fuerte!”.
Pérez, por su parte, dijo que no tenía ni idea de que la pareja había causado una conmoción hasta que salieron las informaciones.
Pero admite que la pareja dejó la ventana del dormitorio del cuarto piso abierta. “Ya no la dejamos abierta”, dijo.
“No puedo decir que no lo sabía”, respondió el hombre sonriente cuando le preguntaron si se consideraba más “duro” que el promedio de los hombres en la cama.
La pareja dijo que se conocieron una noche hace cinco años mientras Olga sacaba la basura al patio del edificio.
Él vivía en un apartamento del sótano, y comenzó a coquetear con ella, piropeándola y diciéndole  todo tipo de cosas buenas, recordó.
El romance aumentó rápidamente y ellos siguen juntos, desafiando las críticas desde entonces.
“Química es química”, dijo Olga.[fwdmsp preset_id=”0″ playlist_id=”0″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *